LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

martes, 24 de marzo de 2009

Un Lacrymosa y el regalo de la música







Cuando era muy jovencilla y tenía un poco más de voz que hoy, cumplí uno de mis sueños eternos : viajar . Ya había hecho alguna escapada con mis amigas de aquella época, haciendo “dedo” ( autostop) cuando llegábamos a nuestro lugar de destino. Pero no era suficiente, yo quería ya algo más. Y encontré la forma de hacerlo “con todas las bendiciones” y sin tener que pagar por ello, aún no podía. Después de pasar una pequeña prueba (casi simbólica, puesto que la voz de contralto escaseaba), entré a formar parte de un gran coro que cantaba grandes obras sinfónicas....y viajaba bastante, al menos, lo suficiente para mí en aquel tiempo .

El primer viaje importante fue inolvidable por muchas razones. Lugar : Sala Pleyel de París, ciudad soñada en mi adolescencia. Obra para el concierto : “Misa en Si menor” de J.S.Bach, una de las obras cumbres de mi compositor favorito. Fecha : el día de mi cumpleaños, para colmar la emoción. Además, como era novata y el coro para la obra debía reducirse a la mitad de los cantantes en plantilla, yo viajaba como “refuerzo”, así que disfruté aquella ocasión sin mucha responsabilidad para cuidar la voz ( tampoco se hubiera notado, esa es la verdad).

Después de ese primer viaje hicimos varios más, en los que conocí, “desde dentro”, obras como los Réquiem de Brahms, Mozart, Fauré, Verdi, Berlioz, y otras obras maestras de la música como la Novena Sinfonía de Beethoven, etc, ect , etc. La primera vez que subí a un escenario me temblaban las piernas, inocente de mí, pensando que estaba expuesta a que me mirara el público que asistía y pudieran captar lo tembloroso de mi voz. Inocencia total , claro: estaba sumergida en un mar de 120 personas en el coro, más el equivalente a una orquesta sinfónica completa a nuestros pies. En poco tiempo pasé al extremo opuesto: me llamaron la atención porque “bailaba” demasiado al cantar ( vivía lo que cantaba )y la imagen no era correcta. El coro debía permanecer estático. Orden y concierto (.)

Pero el recuerdo que tengo es fantástico y divertidísimo. Actuábamos en ciudades como Lisboa, Barcelona, París, Madrid, Burdeos, etc,etc, conociendo diferentes orquestas , directores, solistas, con poca responsabilidad individual al formar parte de una gran agrupación , y con la alegría de la juventud en mi caso, pasión por la música y por conocer otros lugares, otras personas, otros cielos y colores. En ese sentido he sido muy afortunada, y me causa lástima notar indiferencia hacia la música llamada “clásica”, en general, y comprobar tantas y tantas veces cómo algo que a mí me parece un auténtico regalo de los dioses, pasa tantas veces desapercibido ...

Dejo aquí un ejemplo “apasionado” de una de aquellas obras que canté en su día, el atípico Lacrymosa del Réquiem de Berlioz (atípico por su carácter y porque además, Berlioz no era creyente), dirigido por mi adoradísimo Leonard Bernstein, por quien hubiera dado las dos manos, los pies, y alguna cosa más por conocer en vivo…Que no nos falte jamás la buena música ( incluida la clásica) , ni la ilusión de descubrirla y disfrutarla. Un auténtico regalo a nuestro alcance que dejaron genios como J.S.Bach, Bruckner, Haendel, Mozart, Rachmaninov, Tchaikovsky, Mahler, Fauré, Poulenc, Beethoven, Chopin, Szimanovsky, Brahms, Franck, Liszt, Wagner, Prokofiev…


Imagen : los PROMS.


12 comentarios:

angela dijo...

Only, ¡maravilloso! ¡apasionante!. Siempre he creido que tu sensibilidad estaba motivada por algo y, no cabe duda de que la música te la ha dado, ella es sublime... Al escucharla debemos rendirnos en sus brazos para alcanzar toda la dimensión que nos ofrecen esas notas tan sabiamente ordenadas en el pentagrama. Ahora ya sabemos algo´más de tí. No cabe duda de que ella te ha dejado recuerdos entrañables e inolvidables. ¡Amála!¡disfrútala! ella jamás te abandonará. Un fuerte abrazo.Angela

Only dijo...

Querida Angela, lo cierto es que tenía prácticamente olvidado lo que he contado, está muy lejano en el tiempo,
pero la música no, y eso es lo importante.
Ha sido sólo un "rescate" para compartir mi amor por la música :)

Un fortísimo abrazo,

La Rata Paleolítica dijo...

Estupendo, que bonitas correrias musicales, que bonitos recuerdos, y que poso mas importante.

Es curioso, aquí no se entendería un coro estático, sea del tipo que sea, incluso clásico. Sería imposible, inimaginable.

En los concursos, una parte (no la mas importante) de la puntuación la da también el movimiento del conjunto.

Un placer leerte, sisi.

Jesús.

Only dijo...

Poz zí. :)


Claro, no me extraña lo que dices, en África es inimaginable olvidar el ritmo ( que no métrica)...
es otra "historia" ;
cuando vengas en mayo te contaré algo sobre un grupo africano que tuve oportunidad de conocer aquí, recién llegados de su poblado, los Wagogo de Tanzania, recuérdamelo.

E imagino que los swazis conservarán algo de su patrimonio musical, ya me contarás ...

Pero cada expresión musical tiene su sentido, y yo aprendí que no debía "bailar" precisamente allí,,jaja
(luego me desquité ampliamente en otro asunto, ya te contaré).

Besos Jesús


sisi

ana de la robla dijo...

Hermosas confidencias. Es cierto que formar parte de un coro es una forma magnífica de viajar y de crecer por dentro de un modo que sólo se percibe años más tarde... Sé por qué lo digo :-)
Gracias por abrirnos unas páginas de tu libro partyicular.
Beso entrañable.

AleMamá dijo...

¡ QUE ENVIDIA MÁS NEGRA OTRA VEZ! me parece que deberé pasarme la vida envidiándote....cantar en un coro así, en lugares asá, con compañías de acullá...y me lo dices a mí que amo la música clásica. Ahora en cuaresma es mi mortificación: no poner la radio Beethoven que es la que oigo en el auto...

Un beso, querida amiga tan artista.

ONly dijo...

Ana, :)

Lo bueno de la perspectiva del tiempo es que redescubre vivencias aparentemente olvidadas, y las recupera con una sonrisa...me alegra que sepas de qué hablamos...:)

Un beso do-re-mi


************

Ale, mujer, esa envidia...:))!!

Lo cierto es que es un privilegio, pero la segunda parte también existe: horas, y horas, y horas de ensayo ( por amor al arte , nunca mejor dicho) y trabajo.
Creo que un día de estos escribiré una entrada sobre la parte menos conocida del trabajo de un músico ( en general) , porque hay algunas personas que todavía piensan que es un don que se desarrolla “solito”...:),

Me alegra compartir tu afición a la clásica, es un punto importante de unión...

Un fuerte abrazo,

sallopilig ref dijo...

Je je, yo si me acuerdo, y bien, de tus viajes musicales. Pero, no has acabado todavía, lo verás.

La Rata Paleolítica dijo...

No, no, no.

A ver como es ésto.
Veamos.
Analicemos la situación con total serenidad.
No hay prisas.
Ni agobios.
Calma.
Todo está controlado.

¿Me estás diciendo que espere hasta Mayo para que me cuentes tu experiencia con los Wagogo de Tanzania?
¿Crees que la vida es así de sencilla, sisi?
Hace unos años, la señorita, en una de sus correrías musicales, coincide con los Wagogo de Tanzania, recién llegados de su poblado, y te lo cuenta de pasada, así, como si nada, como si uno se fuera encontrando con los Wagogo de Tanzania así, todos los días, en la compra, en el autobús, en el metro, hola, que tal, chao....

Je, jeee....

Ya, pero ya.
Sin prisas, eh?
Pero ya.
Próxima entrada del blog, Wagogo de Tanzania. O un mensajito. O un chateo, no por la estafeta precisamente, o por señales de humo, o te mando a la lechuza, se lo cuentas y me lo cuenta.
Porfaaaa. eh?, eh?

Sí que podría estar bien que estos dones se desarrollaran solitos, si, je. Pero mientras tanto, hay que currarselos, y duro. Y sería estupendo conocer de primera mano ese trabajo, esos sudores, sinsabores, alegrías, etc, que dan lugar a que os disfrutemos tanto luego.

Que se encontró con los Wagogo de Tanzania.
Así, sin mas.
Je... tiene su gracia la cosa.
Sisi, sisi...

Only dijo...

Gugu,
pues sí q ue tienes mérito, porque casi ni yo los recordaba....:)

Que no qué?...con los musicales, I'm sure..

besitos



*******************************


jajjaja.. Jesús..me has hehco reír con tu comentario..

Supongo que si tengo un momento de esos locos, contaré algo aquí, y te devolveré el buen rato q ue me has hehco pasar, jajaja...si no, habrá que esperar a Mayo!

Respecto al otro tema, digo lo mismo; como esto es una bitácora sin enfoque, supongo que en algún momento lo tocaré, quizás, oui, quién sabe,
le pondré la etiqueta "para desmitificar", jeje,

Besos tanzanos

sisi

La Rata Paleolítica dijo...

Pero, pero,... como que te he hecho reir...?
Pero, a ver, si yo dec'ia, osea, que no es eso, que lo cuentes, vaya...

A ver, podr'iamos hablarlo, estee, negociar algo, discutirlo, no se, pero.

Bueh, a ver si hay suerte y te entra el momento loco ese de que hablas, no hay mucho que hacer, supogo...

Y encima seguir'as carcajeandote a mi costa, claro...

Los Wagogo de Tanzania, osea,
y a esperar hasta Mayo...

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Una señal de los tiempos idos es que ya no están las cosas para hacer autostop así como así...me da pena, en todo caso.

Tus talentos te llevaron a viajar y eso siempre es bueno y gratificante. Yo debo confesar que soy un casi total desconocido de la música clásica, autores y tendencias...a lo más, las canciones más populares.

Ahora, en mi defensa, puedo decir que lo poco y nada que conozco lo disfruto...no sé, la Obertura 1812 de Tchaikovsky, el Danubio Azul de Strauss o la Polonesa Heroica de Chopin son imperdibles en mi reproductor. Y no hay que olvidar que esos sonidos, por extraño que parezca, fueron la antesala de lo que vendría décadas y siglos después.

Saludos afectuosos, de corazón.

Gracias, Lourdes

Gracias, Lourdes
Un abril encantado

Gracias, Marino

Gracias, Marino
http://marinobaler.blogspot.com/

Gracias, Ulysses

Gracias, Ulysses
http://franciscomendez.blogspot.com/

Gracias, Luis

Gracias, Luis
http://asfoso.blogspot.com/

Gracias, Bombis y Borombis

Gracias,  Bombis y Borombis
http://bombisyborombis.blogspot.com/