LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

martes, 9 de marzo de 2010

Dies Irae...en Honolulú

Teatro Gayarre.Pamplona




Supongo que podría contar por cientos los conciertos de música ‘clásica’ a los que he asistido en mi vida. Desde muy joven, estudiante de música, no perdía ocasión de escuchar en vivo la música que me apasionaba. En todo tipo de escenarios y girando siempre en torno a la ‘clásica’ he vivido momentos inolvidables y, nunca mejor dicho, irrepetibles.  Las grabaciones nos permiten deleitarnos una y otra vez  en lo ‘que fué’, pero la auténtica música sólo existe en el exacto momento  en que se interpreta, y el público, su eco mudo en las butacas, la acústica del lugar, incluso la temperatura influyen y determinan la música que sonará, más allá de la partitura y de los intérpretes. Es así, y resulta imposible dudar de ello.

Recuerdo momentos gloriosos, y de lo más variado , de la época en la que asistía a conciertos.
Mis artimañas para poder hacerlo eran variopintas, y cuando no tenía la oportunidad de conseguir invitación para algún concierto cerrado al público en general ( durante muchos años era la opción más interesante en mi ciudad), me colaba. Como auténticos detectives, otra amiga y yo controlábamos la puerta de acceso trasera del teatro principal donde se realizaban todos los conciertos en aquella época. En el momento en el que quedaba abierta esperando la llegada de los artistas ( si era una orquesta sinfónica, era un festín de personas e instrumentos) nos camuflábamos con ellos y disimuladamente, entrábamos a la zona de camerinos . Una vez dentro, nuestra  estrategia consistía en  ir acercándonos paulatinamente hasta el acceso al patio de butacas, e incluso alguna vez, tuvimos que improvisar palabras en idiomas inventados ( lo más parecidos al checo, si la orquesta era del Este, o en francés si era necesario) haciéndonos pasar por miembros del ‘staff’....si se acercaba algún empleado del teatro ‘peligroso’. De esa manera, he disfrutado conciertos únicos. Y muy económicos...:)
La guinda la ponía a veces un acomodador que nos conocía de vista por asistir a otros conciertos ‘de pago’, y, como él suponía que habíamos entrado legalmente , nos abría además la puerta de algún palco que quedaba libre ( eso sí, esperaba al último momento), y en ese momento, nuestra felicidad era  total.

Hoy he descubierto la nueva opción que ha nacido al amparo de la red. Desconozco si es la única, pero la Filarmónica de Berlín ya ha abierto la puerta digital para poder escuchar su música en vivo y en directo, a través de la red.

El Digital Concert Hall  de la Filarmónica de Berlín  permitirá escuchar , por ejemplo, el  Requiem de Verdi el próximo día 13 a quien  pague su ‘ticket digital’ , esté en las Bahamas o en Melbourne, en Honolulú o en San Juan de Luz. Una buena conexión, un buen equipo reproductor, y el ticket, no es necesario nada más.
No se oirán los ruiditos de los papeles de caramelos de algunos asistentes al concierto, ni las toses nerviosas entre los movimientos de una sinfonía. Ni algún aplauso a destiempo de algún despistado. Ni habrá la oportunidad de saludar a  conocidos a la salida del concierto o despedirse de otros recordando que es día de labor y hay que volver pronto a casa. Pero esta es otra opción,  muy distinta ,  y recién nacida en este  siglo XXI que tantas sorpresas nos brinda.  Aunque  no podamos decir : ' Nos vemos a la salida...?


10 comentarios:

Mariluz Arregui dijo...

Colarse:

7. prnl. coloq. Introducirse a escondidas o sin permiso en alguna parte.

leo dijo...

Ay, cómo me gustan esos pequeños "delitos" por amor auténtico, por pasión. Entrañable.
Pocas cosas parecen imposibles en esta era de Internet.
Un beso.

RITMO RANCIO dijo...

¡Qué bien colarse!
Me has recordado alguna que otra "travesura" de mi infancia.

Bueno nos vemos a la salida
Un beso
Quino

Luis Lópec dijo...

Pequeñas y pequeños delincuentes los ha habido, los hay y seguirá habiéndolos. Sin embargo, esos "simples" delitos, a los que yo no estoy acostumbrado, claro, por suerte nada tienen que ver con los que cometen los políticos. Ellos, siempre ocupan "por su cara bonita" las primeras filas de los actos culturales ¿hasta cuándo?
Sería ingenuo pagar 3 euros por ver algo en sta pequeña pantalla ¿no te parece?

elena clásica dijo...

Al ritmo de los tiempos.
Me ha gustado mucho tu recuerdo en ese amor musical, que os permitió acceder a algún placo, ¡qué bueno! Felicidad total de la experiencia y de la unión con la música.
Besazos.

Geles dijo...

¡que delicicia haber dado con tu blog!Lo desconocía. Ha sido un placer igual que el que tuve al conocerte. Un beso

Rufi García Nadal dijo...

Bueno Mari Luz y parecía que no habias roto un plato y resulta que lo de colarse es casi, si se puede un deporte nacional.La verdad es que ha sido una delicia leerte y en tus palabras escritas se sentia un recuerdo muy feliz de ese tiempo.
Un beso

Raquel dijo...

¡Qué bueno!

Ángel González González dijo...

¡Cuantos amigos! ¿Te das cuenta, M. Luz, cómo cada vez que dices que algo puede salirle a un@ gratis, aparece Luis? Hay que joderse con la peña. Yo nunca me he colado en ningún sitio porque siempre he tenido mala suerte,que si no. Bueno, que a mí no me gusta la música clásica, pero la amistad es siempre algo muy clásico y como música, o suite, o algo por el estilo, también vale.
Así que eso. Que abrazos y hasta la vuelta.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

¿Conciertos de música clásica, yo? La verdad es que...a ninguno; sólo manifestaciones dentro de ceremonias de colegio, pero nada más.

Ahora bien, coincido contigo en que una manifestación potente de la música es cuando se ejecuta en vivo...es parte básica de la sustentación de la carrera de un artista.

Lo de colarse no lo comparto ni me gusta practicarlo...aunque bueno, con una pasión como la tuya, era una opción a considerar y lo respeto.

Buena la opción que presenta la Filarmónica de Berlín y acorde con los tiempos que corren...pero es como el fútbol; no es lo mismo que cuando se vive en directo, en el lugar presente.

Saludos afectuosos, de corazón.

Gracias, Lourdes

Gracias, Lourdes
Un abril encantado

Gracias, Marino

Gracias, Marino
http://marinobaler.blogspot.com/

Gracias, Ulysses

Gracias, Ulysses
http://franciscomendez.blogspot.com/

Gracias, Luis

Gracias, Luis
http://asfoso.blogspot.com/

Gracias, Bombis y Borombis

Gracias,  Bombis y Borombis
http://bombisyborombis.blogspot.com/