LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

sábado, 8 de noviembre de 2008

Desayuno con diamantes

Hace unos días releía un libro de Miguel Delibes, "Aún es de día" , que comenzaba describiendo los primeros sonidos que escuchaba al despertar Sebastián , el personaje principal de la novela , en su helada y triste habitación en invierno. Lo cerré rápidamente, no tenía ganas en ese momento de ponerme en el pellejo de alguien en esos trances. Pero me hizo recordar uno de esos momentos favoritos de mi niñez que a veces "saltan" en la memoria , y que transcurría, por el contrario, en verano.
*
Santander
*
Uno de los sonidos más sugerentes que recuerdo de mi infancia es el del trajinar de cacharros de mi abuela en la cocina, bien temprano, durante aquellos días de verano que pasábamos en su casa. Yo lo escuchaba desde la cama, al despertarme, y en ese mismo instante sentía esa excitante emoción que nos envolvía siempre que estábamos allí. Como nosotros viajábamos desde el interior, seco y mucho más extremo en las temperaturas del verano, notábamos en seguida la humedad del mar cercano en las sábanas, en la ropa, y por supuesto, en la brisa que entraba por las mañanas a través de las ventanas . Y desde allí, acurrucada entre las sábanas recién estrenadas pero con humedad de salitre, escuchaba las voces, veladas a través de la puerta de la habitación, de mi abuela y de alguna de mis tías , que comenzaban a prepararnos el desayuno. Para entonces, ella ya se había encargado de que no nos faltara mantequilla pasiega , pero de la buena, y bien que nos recordaba que se la encargaba a Lanza, su amigo de los ultramarinos de la vuelta de la esquina. Y ya teníamos también las “vienas”, unos bollitos de pan recién hecho, y los tazones enormes de loza, de diferentes colores, uno para cada uno.
*
La ventana de la cocina era muy amplia, en realidad un ventanal, con tres grandes cristaleras que descendían hasta la altura de la rodilla. Y cuando desayunábamos, ya entraba toda la luz del mundo a través de ella, y lo más emocionante : se veía Santander. Mi mirada saltaba primero el parque que había en frente de su casa ; luego lo hacía por encima de los contornos de las chimeneas de una fábrica que existía a media distancia, y después seguía buscando un poco más allá, y aparecían las siluetas de la ciudad, normalmente envuelta en suave neblina. Algunas veces lucía , ya temprano, brillante y radiante, pero yo siempre la intuía llena de sonidos , muchos, diferentes, y más ricos que los conocidos en nuestra sosa y seria ciudad de interior.
*
Aquella cocina, convertida siempre en centro de la casa, se llenaba de achuchones , besos y estrujamientos de abuela y de tías, también de alguna otra visita que aparecía en ese momento y se encontraba con que “ han venido los de Pamplona”, y de pan con mantequilla, risas, y planes para el día. Todo, la ciudad , el mar , la excursiones por la provincia , los encuentros con otros familiares nos esperaban, una vez más. Todo era pura emoción. Y para aquella niña, era también un auténtico desayuno con diamantes. Nada que ver, afortunadamente, con el del pobre Sebastián.

12 comentarios:

Ulysses dijo...

Gracias a ti aprendí lo que es la mantequilla pasiega, que buena foto y recuerdos.

Saludos

Hipatia dijo...

Es curiosa la tibieza que dejan en el corazón esta clase de recuerdos. Yo también guardo los mejores recuerdos de cuando íbamos en agosto a la casa de mi abuela en Vitoria. Nosotros hacíamos al revés; dejábamos Alicante con su extremado calor, su humedad pegajosa y su exceso de turismo para entrar en zona "continental", más suave en todos los sentidos.
Lo de los besos y achuchones me ha hecho gracia; los has descrito tal cual los recuerdo.
También recuerdo el chorizo de Pamplona, que no lo había comido más que allí, cortado a cuchillo y nunca he vuelto a probar otro como aquél.
Ahora vivo en el norte (muy cerca de Santander) y cuando me voy hasta a la capital (muy de tarde en tarde) me vuelven a impregnar esos olores a casa de madera tan típicos en las ciudades del norte.
Gracias Only, he disfrutado muchísimo leyéndote.
Un beso tanagrita.

angela dijo...

Only con tu escrito recordaba el olor a café cuando por las mañanas llegaba la hora de desayunar y a mí no me daban por aquello de que aún era niña.Magnifica entrada y tan sentida como entrañable.Feliz tarde gris de domingo.Un abrazo.Angela

Luis López-Cortés dijo...

Hay tú, cantabruca.
Besos.

Raquel dijo...

Precioso el desayuno, la evocación y tu escrito.
Besos

lully desnuda dijo...

Inmersa en tus remembranzas me devuelven a mi infancia donde también mi abue servía el desayuno con chocolate hecho en fogón de leña y arepas deliciosas.

Dulces mañanas, dulces sonidos los tuyos en un entorno afectuoso y familiar.

Besitos armoniosos y familiares!

Marino Baler dijo...

Me has recordado a mi infancia. Cuando mis padres salían de cena nos dejaban, a mi hermana y a mí, en casa de mis abuelos y cuando nos levantábamos, para desayunar nos preparaba chocolate caliente con una bizcocho para mojar. Recuerdo que una vez se equivocó y en lugar de echar azúcar echó sal al chocolate... Parece que haya sido hoy mismo.

Un saludo.

AleMamá dijo...

En casa de mi abuela en verano, el sonido era del zumbar de las moscas.... no es que fuera particularmente mosquienta la casa, pero yo me entretenía también mirándolas volar sin posarse jamás...
raro recuedo, ya lo sé y lo he posteado en mi blog también.
Besos

Only dijo...

Ulysses,
Desconozco tus gustos...pero te aseguro que una ronda gastronómica por el norte de España no te dejaría indiferente...Si alguna vez vienes, avísame..:) No sólo hay que alimentar el espíritu..


Un saludo cordial
*********************

Hipatia,

me ha encantado el camino que cuentas. Siempre, los contrastes...así es; unos ansiando el mar y la humedad y otros el camino inverso. Pero siempre guiaba el corazón, y la “casa de los abuelos “ es muy importante en la mente de un niño...Y no te digo nada los achuchones!! :)

Por cierto, tremenda envidia de saber que vives cerca, precisamente, de Santander...

Un beso , guapa


************************

Angela,

Pero te darían Cola-Cao, no? :) De todas formas, ColaCao del negrito tropical, o café, es lo mismo, lo importante era quién te lo daba, verdad?
Y por eso ahora podemos evocar...

Un fuerte abrazo, querida Angela, y que tenga también una estupenda semana.



**************************

Luis,
Tú sí que eres cantabruco...:)
( por no poner la terminación en -ón )


***********************

Raquel,

Me alegro...te sigo leyendo..eh? No pierdo de vista Madison y a ti. Ya forman parte de mi día a día.

Un abrazo, violinista


************************


Lully,
Gracias por tu visita y tu comentario, bienvenida.
Eso del chocolate hecho me despierta el apetito ahora mismo...:)

Besos, hasta la vista




************************


Caray Marino, menuda broma lo del cambio del azúcar por la sal...:))imagino las risas!
Me alegra despertar esos recuerdos, estoy segura de que los disfrutaste como yo, qué suerte, verdad? Hay que rescatar siempre lo bueno...

Un abrazo

*****************


Ale,
Así que te has convertido en tan sabia.....:)!!
No me parece tan raro tu recuerdo, seguramente era tu manera de concentrarte..y tu cabecita estaría dándole vueltas a algo, seguro..algo me parece conocerte ya!!


Un beso



*********************

telmo dijo...

Umm! me has abierto el apetito.

También me has hecho recordar mis desayuno de los domingos cuando era pequeño. Ese día había tostadas con mantequilla y mermelada y a veces hasta chocolate caliente. Como me apetece ahora una taza de chocolate caleiente tal vez con bollitos de tu abuela...

saludos

Only dijo...

Telmo...

me parece que he despertado los apetitos de todos...incluído el mío :) Me voy a cenar !

Saludos !

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Cuando, en fin de semana, mi padre nos despierta con la música a todo volumen es porque está en el patio y no se puede quedar tranquilo...tiene que estar revolviendo la casa.

Soy más de reaccionar con luces antes que con sonidos. Saludos afectuosos, de corazón.

Gracias, Lourdes

Gracias, Lourdes
Un abril encantado

Gracias, Marino

Gracias, Marino
http://marinobaler.blogspot.com/

Gracias, Ulysses

Gracias, Ulysses
http://franciscomendez.blogspot.com/

Gracias, Luis

Gracias, Luis
http://asfoso.blogspot.com/

Gracias, Bombis y Borombis

Gracias,  Bombis y Borombis
http://bombisyborombis.blogspot.com/